post-title Sucursal https://elfaroastorgano.com/wp-content/uploads/2021/06/MAR-CO-A.-MACIA.png 2022-11-11 16:47:02 yes no Publicado por Categorías: Opinión

Sucursal

Publicado por Categorías: Opinión
Sucursal

Marco A. Macía – Pasando el puerto

Seguro que todos conocemos algún ejemplo. Alguna persona de esas que siempre están solas, de las que te cruzas muy de vez en cuando. De las que sacan la basura temprano, cuando tú ni has llegado a casa. Las cruzas con su mirada centrada en las zapatillas, dejan una bolsa pequeña y adiós muy buenas. Parecen de otro mundo porque no son del tuyo a pesar de vivir en el mismo barrio. Siempre en silencio. Un día dejan de conducir, otro de pasear, después ya no reciben visitas y al final, nadie sabe si están aquí o allá. Envejecen mucho más rápido que tu, aunque creas que siempre fueron tan mayores. Con su misma bata en las ráfagas de todos los recuerdos. Por las mismas calles con esa lentitud que tan pronto desespera como invita a compasión. Antes, al menos, eran conocidas en su banco, donde con precisión mensual acudían a poner al día la cartilla. Se colocaban delante del mismo empleado y, si les preguntabas, te invitaban a pasar porque ellas querían hablar con el suyo, tan atento que preferían esperar. Menudo disgusto el día que desapareció. Intentaron lo del cajero. Metían la cartilla por la ranura, levantando más el codo que las manos, sin poder disimular ni el temblor ni el espanto cuando la máquina tragó la libreta. Es natural que, al final, acabaran cogiendo miedo y dejasen de ir a la sucursal. Aunque quieran, ahora ya no pueden ir porque el banco ha cerrado la oficina. Dicen que tenía pocos clientes.

MARCO A. MACIA