post-title Rótulos https://elfaroastorgano.com/wp-content/uploads/2021/06/MAR-CO-A.-MACIA.png 2022-01-21 17:38:42 yes no Publicado por Categorías: Opinión

Rótulos

Publicado por Categorías: Opinión
Rótulos

Marco A. Macía – Pasando el Puerto

Hay días en los que desearía ser funcionario. Pero no funcionario de traer y llevar expedientes para completar la carpeta con cualquier anodina gestión intermedia, sino funcionario de mandar y que se obedezca. Por ejemplo al frente de un departamento municipal con la exclusiva misión de proponer los nombres de cada negocio. Al igual que ya existen oficinas municipales para conceder licencias de apertura tras comprobar la adecuación normativa debería crearse una oficina para vigilar el nomenclátor local y evitar nombres planos que obligan a mirar al escaparate para enterarte de lo que allí se vende. A fin de cuentas, todo forma parte del paisaje urbano y en una sociedad tan regulada como la nuestra no debería permitirse que los comerciantes ejerzan el bautismo así, a la ligera. No es lo mismo pasar bajo el rótulo de, por ejemplo, Mercería Inés que descorchar la imaginación con El Corchete Infalible o La Cremallera Versallesca. El gremio de carniceros destila una inquietante confusión entre el dueño y su negocio, como si los filetes fueran suyos, y aparecen Carnicerías Pablo, Maribel o Lauren cuando podrían lucir Rechupete de Solomillo, El Adobo Suculento o Placer Sangrante. Tampoco es lo mismo Panadería Cadierno que La Levadura Inmaculada ni Confitería Velasco puede competir con El Hechizo de Azúcar. Las funerarias, que siempre tendrán su público, están perdiendo un guiño cómplice con el cliente al desatender la propuesta de que Funeraria Patiño pasara a llamarse La Puerta Infranqueable. Y así todo.

MARCO A. MACIA