post-title Rostros https://elfaroastorgano.com/wp-content/uploads/2021/09/gabriel-toribio.jpg 2022-03-16 19:26:27 yes no Publicado por Categorías: Opinión

Rostros

Publicado por Categorías: Opinión
Rostros

Gabriel Toribio – Cambiando aires

El ser humano es un ser naturalmente frágil. Nuestra alegría y dolor tocan también la vida de los demás. Comprenden la realidad, sí, pero entendernos nosotros para poder actuar sobre ella con total libertad. Acaloradamente, contemplamos escenas patéticas a cualquier esquina que doblamos la curva o es un camino trazado en línea recta; por ningún instante es de imaginar por pasar trances que nos hagan pasar por situaciones desastrosas y reflejos a miradas melancólicas.
Clasificamos tres clases de rostros que nos hacen sucumbir en cuanto son detectados a corta o larga distancia. Visibles, se dejan ver, no por ser mejores en actos presenciales de humillación, sino porque quieren sentirse libres y seguros a la vez en las durísimas noches de temperaturas frías y abrigadas con colchones, mantas y cartones por encima de cuerpos no ausentes y doloridos. Invisibles, que esconden etapas difíciles de supervivencia y no desean ninguna interrupción que les hagan desconectar la pernoctación de noches grisáceas. Desfigurados, con aspecto mezquino y vestimenta manchada de nostalgia, y no han sabido controlar los momentos álgidos a que se tienen que enfrentar en momentos dramáticos por recobrar el sentido a la vida.
Descubrir el mundo tanto fantástico como real, un orbe de sueños, de oportunidades de libertad y del saber… vidas enteras que se hacen imprescindibles de la cultura, el saber para reír, para vivir, para crecer, para formarnos para ser mejores como individuos: que Dios me perdone por desviar la mirada de un necesitado en la calle hacia otra parte, concluye el Papa Francisco, fiel espejo de la realidad.