post-title Optimistas https://elfaroastorgano.com/wp-content/uploads/2021/06/MAR-CO-A.-MACIA.png 2022-08-12 17:35:03 yes no Publicado por Categorías: Opinión

Optimistas

Publicado por Categorías: Opinión
Optimistas

Marco A. Macía – Pasando el puerto
La llama siempre prendida de los incendios. El repetido aviso del crudo invierno a la vuelta de la esquina. La pertinaz; ahora con fuerza. Y, para coronar, la sobrevenida oscuridad en las calles por el decreto de los escaparates, como si las farolas no iluminasen y sin el refulgir de las tiendas regresásemos al medievo. Parece evidente que vivimos en una sociedad condenada al pesimismo y el pesimismo, tanto a nivel privado como a nivel colectivo, suele tener muy mal remedio. No tanto por ser un estado de ánimo tendente al abandono de las esperanzas como por evidenciar la constatación irremediable de una realidad. No obstante, este pesimismo generalizado podría alterarse con la aplicación de una creencia un tanto paradójica: hacernos a la feliz idea de que este país no tiene remedio. Así, reconociéndonos en nuestro irremediable infortunio no sólo cambiamos el punto de vista, sino que, pasito a pasito, nos emplazamos -chas- en el optimismo. La sociedad seguirá tan desastrosa como la presente, pero desde el optimismo aceptaremos lo que nos venga de mejor grado y con una permanente sonrisa en la cara. Nos empeñamos en ser pesimistas porque no nos empeñamos en ser optimistas. Ojalá pronto se plasme en un nuevo decreto la obligatoriedad del optimismo. Igual de tontos, si, pero al menos felices.