post-title Miembro https://elfaroastorgano.com/wp-content/uploads/2021/09/gabriel-toribio.jpg 2022-02-16 16:52:45 yes no Publicado por Categorías: Opinión

Miembro

Publicado por Categorías: Opinión
Miembro

Gabriel Toribio – Cambiando aires

La familia es el pilar fundamental de la sociedad, es el lugar ideal en el que buscar la armonía y el respeto mutuo. El matrimonio, cuando es una unión inseparable, puede dar plenitud y sentido a la existencia. Y más cuando el milagro de la vida a través de los hijos.
Se van pasando a generaciones de padres a hijos y éstos a nietos y en edades muy avanzadas de las propias madres que se convierten en bisabuelas. Cuando la noticia llega de la gestación en el vientre materno, es enriquecedora la experiencia que te hace estallar en la profunda alegría compartida.
Los cuidados son máximos para que no existan elementos contradictorios a lo que se nos viene encima. Un nuevo miembro familiar es contemplado cuando el nacimiento de la criatura sale a la luz y no haya surgido ningún aspecto negativo a llevar una vida saludable. Lo que se puede imaginar con la vista y el tacto por venir a este mundo sufridor un niño de nuestras entrañas con rasgos de acompañar la cuerda de la felicidad. Alegría y lágrimas desbordante por lo nacido hasta nos hace personas más sensibles por lo creado de la sabia naturaleza.
Tan diminutas manos y pies, alimentados desde muy pequeñitos, recién nacidos y para cuando vayan madurando, sean unos perfectos hombres del bien por la educación llevada y lo peor por las influencias del mal de pasar desapercibidos e introducidos en la médula de la equivocación: grandes esperanzas crean grandes personas.