post-title La palmera https://elfaroastorgano.com/wp-content/uploads/2021/06/J.J.A.-PERANDONES.png 2022-10-05 17:48:05 yes no Publicado por Categorías: Opinión

La palmera

Publicado por Categorías: Opinión
La palmera

Juan José Alonso Perandones – La Tolva

La palmera  plantada por Leoncio Núñez, de ‘palmito  elevado’, a la entrada de  su casa de la antigua calle de la Catedral —de su nombre, y después  de Leopoldo Panero, una vez  fallecidos—, bien puede haber cumplido su centenario. Aventuran que este abogado y edil, benefactor de Astorga, por donar el suelo de la rosaleda del Jardín, la trajo de América, donde  hizo fortuna, con la que adquirió la señorial  casona, heredada por Moisés Panero, su sobrino predilecto. Esta ajardinada  morada, con Moisés, su esposa Máxima, y sus seis hijos, Odila, Asunción,  María Luisa y Charito, Juan y Leopoldo, alcanzó gran relevancia,  social, industrial  y cultural; testigos fueron sus compactos muros de felices y luctuosos tiempos familiares, y de relevantes y azarosos acontecimientos políticos. Adquirida en franco deterioro por el Ayuntamiento en 2002, a los finalmente herederos, a  Odila y los hijos de María Luisa, abre de nuevo sus puertas, con salas destinadas a los dos poetas hermanos, Juan y Leopoldo, a su primo Ricardo Gullón, a Luis Alonso Luengo y a una serie de astorganos y allegados que en el ámbito cultural han legado una talentosa obra. Acusa la palmera en su enjuto tronco la merma de la vejez, pero no en su copa foliada, como  los antiquísimos  muros que sostienen el renovado mirador y la contraventana mallorquina que franqueó  en 1931 el huésped César Vallejo para, nada más  despertar, contemplar el cercano  convento.

J.J.A. PERANDONES