post-title Homicidio, caída o atropello https://elfaroastorgano.com/wp-content/uploads/2021/07/RICARDO-MAGAZ-2.png 2022-02-14 17:47:27 yes no Publicado por Categorías: Opinión

Homicidio, caída o atropello

Publicado por Categorías: Opinión
Homicidio, caída o atropello

Ricardo Magaz – La Espada y la Pluma

Cuando escribo esta columna de 275 palabras aún no se ha resuelto la angustiosa incertidumbre de la muerte violenta de Esther López en la localidad vallisoletana de Traspinedo.

¿Muerte violenta? Sin duda. Esa es de momento la única certeza que arroja la autopsia, o al menos la que ha trascendido a la opinión pública en un caso declarado secreto por el juzgado. Esther murió a causa de un shock hipovolémico que le produjo una hemorragia interna.

En lenguaje forense el concepto “muerte violenta” hay que entenderlo según los protocolos: homicidio, suicidio o accidente. Estos son los supuestos que se recogen normativamente en ese campo.

Descartando en este caso el suicidio, solo quedan dos opciones: homicidio o accidente.

Si se tratara de un homicidio habría que analizar el hecho de si es doloso o no, es decir, si la mujer fue asesinada (pateada, por ejemplo) o murió como consecuencia, verbi gratia, de un brusco masaje tipo cardiaco mal aplicado sobre el abdomen que le originó lesiones internas y el posterior fallecimiento. Hay que tener en cuenta que no presentaba heridas defensivas.

Si se tratara de un accidente, habría que contemplar, a priori, tres hipótesis: que Esther cayera desplomada a la cuneta cuando caminaba sola por la carretera, que se arrojara desde un coche en marcha o, quizás, que fuera atropellada fortuita o intencionadamente (en esta última coyuntura no sería accidente) por un vehículo que se dio a la fuga en mitad de la noche.

Los investigadores trabajan contrarreloj. Nada está descartado. Nada. Las casualidades suelen ser un desenlace, pero no una explicación. La sociedad espera ansiosa.