post-title ¿Dónde la bolla? https://elfaroastorgano.com/wp-content/uploads/2021/06/J.J.A.-PERANDONES.png 2022-04-06 18:25:55 yes no Publicado por Categorías: Opinión

¿Dónde la bolla?

Publicado por Categorías: Opinión
¿Dónde la bolla?

Juan José Alonso Perandones – La Tolva

Fue el diccionario académico de 1925 el que sumó a las dos acepciones históricas de la palabra ‘bolla’, las recogidas por el gran don Santiago en su “Dialecto vulgar leonés”. Así, al significado de un impuesto para la venta al por menor de tejidos, en Cataluña, o la fabricación de naipes, se añadían, como propios del territorio leonés, los de un panecillo “hecho con harina de flor y leche”, o bien el popularmente conocido como ‘panico’, de una libra de peso. La bolla de harina muy refinada acompañaba el chocolate de la tarde, y es la que la maragata del mural de Sorolla lleva, con actitud oferente, en sus manos. El origen de la otra bolla, de pan común, se debe al obispo Pedro Fernández, quien donó en 1262 dieciocho fanegas de trigo para fabricar ’panicos’ con que obsequiar, por Santa Marta y Pentecostés, a los pobres y a los cofrades. La bolla, de sabor delicado, en palabras de Alonso Garrote, y la genuinamente astorgana o ‘panico’, aparecieron por última vez en el “Diccionario” de 1992. Desde entonces, la despachan como “pan pequeño”, de uso en Astorga, León y Salamanca. La cofradía de la Vera Cruz, que conserva la tradición de la bolla, con encomienda de amasarla a La Flor y Nata, pide que suenen las trompetas y redoblen los tambores, para que los académicos la liberen del destierro, y retorne, plena, triunfante, al universal diccionario, que bien lo merecemos nosotros, y no digamos don Santiago.

J.J.A. PERANDONES