post-title Curva angosta https://elfaroastorgano.com/wp-content/uploads/2021/06/J.J.A.-PERANDONES.png 2022-02-24 18:23:32 yes no Publicado por Categorías: Opinión

Curva angosta

Publicado por Categorías: Opinión
Curva angosta

Juan José Alonso Perandones – La Tolva

Hace 59 años que Valeriano Raposo y Ceferina Mendaña subieron a vivir a la Corredera Baja. Para llegar desde la Plaza a la que fuera fábrica de chocolates de Tomás Rubio, la cual heredará su hijo Delfín en 1905 y con posterioridad adquirirá Román Crespo, Ceferina debía caminar con la compra 2 km largos por la carretera a Nistal. Por aquel entonces, ya era una industria desnuda: sin las máquinas de vapor y de tres cilindros con correaje, sin el galet, las artesas, batidoras… Pero los herederos de don Román dejaban habitar la vivienda del interior a la familia Raposo, a cambio de evitar la ruina del inmueble: Valeriano recorría los tejados y su esposa mantenía la cocina y las habitaciones limpias como el jaspe. De la antigua fábrica, de 370 m2, ni siquiera su completo esqueleto permanece en la actualidad: no se adivinan, tras las ventanas con recerco de ladrillo, los cuartos de la maquinaria y el horno, la carbonera y el almacén, las cuadras y el gallinero…; y ni rastro del jardín con su cuartal y medio de sembradura. Las cunetas de la carretera están jalonadas de zarzales en el término astorgano. La Diputación va a mejorarla: desaparecerá la angosta curva, sobre la Moldería, porque donde Tomas Rubio adaptó para fábrica de chocolates un molino harinero, que consumió el fuego, y después, en 1884, alzó el noble edificio, hoy pura ruina, una pala dejará expedita la finca para tupirla con caliente betún.

J.J.A. PERANDONES